Dirección General de Protección de Derechos Humanos

La Dirección General de Protección de Derechos Humanos se encuentra a cargo de la temática sustantiva de la Procuración Penitenciaria de la Nación. Tiene como principal responsabilidad la organización y desarrollo de las acciones vinculadas a la protección y promoción de los derechos humanos de las personas privadas de su libertad.

Para el cumplimiento de su objetivo la Dirección dispone de:

Un Centro de Denuncias desde el que se atienden los teléfonos con los que los detenidos y sus familiares se pueden comunicar gratuitamente, para recibir asesoramiento o para solicitar la intervención de la Procuración Penitenciaria en virtud de haber sido víctimas de alguna violación de derechos.

Un grupo de asesores que conforman la Dirección Zona Metropolitana que tienen a su cargo visitas semanales a las unidades de la Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, informes bimestrales de las mismas y dan trámite a todas las solicitudes de las personas presas.

Un Área de Auditoria encargada de monitorear todos los establecimientos penitenciarios y centros de detención federales.

Un Área de Salud integrada por médicos y psicólogos que se encargan de verificar el acceso al derecho a la salud de las personas presas.

Área de Investigación y Documentación Eficaces de Casos de Tortura y/o Malos Tratos creado con el propósito de documentar y denunciar los hechos de violencia institucional de los que es víctima la población que se haya privada de libertad. 

Un Área de Delegaciones Regionales que se encarga de promover y coordinar la conformación de distintas delegaciones regionales de la Procuración Penitenciaria, las que, al igual que el área Zona Metropolitana, deberán atender las demandas individuales de los presos alojados en las unidades de su jurisdicción y realizar visitas semanales a las mismas.

  

Centro de Denuncias y Área Zona Metropolitana

En el marco de la Dirección General de Protección de Derechos Humanos la Procuración Penitenciaria dispone de un Centro de Denuncias integrado por personal específica y exclusivamente dedicado a atender telefónicamente las demandas, denuncias y quejas que formulan las personas presas o sus familiares. Para facilitar la comunicación con los detenidos, este Organismo cuenta con líneas telefónicas rotativas donde los mismos se pueden comunicar sin cargo.
Por su parte, la Dirección Zona Metropolitana, está conformada por un equipo de profesionales encargado de realizar actividades dirigidas a la protección de los derechos humanos de los detenidos en las cárceles federales de la zona (Complejo Penitenciario Federal I, Complejo Penitenciario Federal II, Complejo Penitenciario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Unidad Nº 3, Unidad Nº 31, Unidad Nº 19, Unidad Nº 20, Unidad Nº 27, Unidad Nº 21, Complejo Federal de Jóvenes Adultos).
Todas las demandas y solicitudes de intervención a la Procuración Penitenciaria se registran en un programa informático denominado “Menú Procuración” mediante un formulario de ingreso, donde se detalla la problemática que ha motivado el reclamo del detenido o sus familiares.

En relación a las actividades que realiza el área metropolitana pueden mencionarse especialmente:
1- Visitas periódicas a las unidades de detención de la Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, manteniendo audiencias con los detenidos y las autoridades de los centros de detención;
2- Analizar, investigar y proponer el curso de acción de las denuncias formuladas por detenidos y/o familiares;
3- Realizar notas, informes y recomendaciones vinculados a las condiciones de detención;
4- Producir informes y recomendaciones trabajando de manera interrelacionada con el Área de Auditoría de Unidades Penitenciarias.

Volver al principio de la página ^

  

Área de Auditoría

La función principal del Área de Auditoría es la realización de monitoreos en distintos lugares de detención. El monitoreo resulta ser una indagación sobre la realidad carcelaria que tiene como punto de referencia un marco normativo determinado y que, luego de una planificación y análisis detallado, desemboca en la selección de las estrategias de intervención que para cada caso resulten más convenientes, cuya finalidad es la modificación de la realidad a favor de la vigencia de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad.
Estos monitoreos pueden realizarse sobre la totalidad de un establecimiento penitenciario o lugar de detención (monitoreo integral), o bien sobre un tema o área en particular (monitoreo temático). Los monitoreos realizados en cualquiera de los dos casos requieren una previa preparación del trabajo a desarrollar, que incluye la planificación de los aspectos que a priori parecen más relevantes.
El Área de Auditoria de la Procuración Penitenciaria también realiza monitoreos de seguimiento, que consisten en el seguimiento de un tema que ha sido examinado con anterioridad en un monitoreo integral o temático. En los monitoreos de seguimiento se presta especial atención a la verificación del cumplimiento o no de los señalamientos realizados en un monitoreo previo.
El trabajo de monitoreo se compone de cuatro etapas distintas, incluyendo básicamente las siguientes acciones:

Primera etapa: Planificación
• Recolectar información acerca del objeto que se va a monitorear, antecedentes con los que cuenta el Organismo y otras instituciones (ya sean públicas u Organizaciones No Gubernamentales), análisis de prensa, denuncias realizadas, etc. A su vez, se solicitan informes, generalmente cuantitativos, sobre las características de la población, así como también sobre la organización del establecimiento. Esto permite obtener un panorama previo de las problemáticas que presenta el objeto de estudio.
• De acuerdo a la información recolectada, se procede a analizar los datos obtenidos y se elaboran instrumentos de relevamiento específicos en concordancia con las particularidades del objeto del monitoreo. En dichas herramientas también se tiene en cuenta el marco normativo aplicable (Constitución Nacional y tratados internacionales, legislación, reglamentos, memorandos internos, etc.).

Segunda etapa: Trabajo de Campo
• Se realiza un relevamiento in situ del objeto del monitoreo, a través de la observación directa del equipo de auditoria. En el caso de los establecimientos penitenciarios, por ejemplo, se efectúa un recorrido por todos los sectores de alojamiento que componen la Unidad, constatando las condiciones materiales de detención. A su vez, en dicha recorrida se releva el régimen penitenciario particular de cada sector (el que comprende aspectos como trato, criterios de alojamiento, alimentación e higiene), a través de las conversaciones que se tienen con los presos en ese lugar.
• Entrevistas semiestructuradas con las personas alojadas en el establecimiento, en las que se focaliza en el o los temas que a priori interesa relevar. Se intenta que estas entrevistas sean lo más abiertas posible, generando un clima de privacidad y confidencialidad que le permita al preso hablar con libertad sobre las cuestiones que mayores problemas presentan. Las preguntas incluidas en los cuestionarios también apuntan a contrastar lo que sucede en la práctica con el marco normativo referido en la primera etapa.
• Entrevistas semiestructuradas con los responsables de las áreas (Servicio Criminológico, Asistencia Social, Trabajo, Educación, Seguridad Interna, etc.), como así también los responsables del establecimiento. En este caso también se indaga sobre el funcionamiento particular de cada área, teniendo como base las disposiciones previstas legalmente y su contraste con la práctica.

Tercera Etapa: Elaboración del Informe
• Con toda la información recolectada tanto en la etapa de planificación como en la de trabajo de campo se procede a elaborar el informe. Se analizan los datos obtenidos y se comparan con las normas establecidas en la Constitución Nacional, Tratados Internacionales, legislación local, jurisprudencia, etc.
• Se identifican las causas de violaciones de derechos humanos y se atribuyen responsabilidades de estas vulneraciones a la instancia que corresponde a fin de modificar la realidad sobre ese campo específico.

Cuarta Etapa: Estrategias de Intervención
Una vez elaborado el informe, se plantean diversas estrategias de intervención posibles. Estas pueden ser a corto, mediano y/o largo plazo:
• A corto plazo: Puede mencionarse la elaboración de uno o varios informes, su distribución y difusión pública de sus conclusiones, etc.
• A mediano plazo: La comunicación a las autoridades competentes, formulación de recomendaciones, acciones judiciales, etc.
• A largo plazo: La elaboración de propuestas de modificación o creación legislativa, comunicación a instancias internacionales y regionales de protección de derechos humanos, etc.
En un principio, para los monitoreos integrales de los establecimientos penitenciarios, se tomó como base la guía de monitoreo de la Asociación para la Prevención de la Tortura (APT), adecuándola a la realidad argentina, con el objetivo de lograr un relevamiento uniforme de las visitas realizadas.
La guía de la APT incluye dentro de las cuestiones a examinar: el trato, medidas de protección, condiciones materiales, régimen y actividades, servicios médicos y personal.
En virtud de las particularidades de la ejecución de la pena en nuestro país, el área incluyó cuestiones atinentes a los programas de tratamiento individual, como por ejemplo relevar el funcionamiento del servicio criminológico, del centro de evaluación de procesados y en las unidades semi-abiertas del programa de prelibertad.
Durante el transcurso de los últimos años esta guía fue modificándose; por un lado, porque se consideró necesario ajustarla a las características de cada establecimiento auditado (teniendo en cuenta tipo y cantidad de población, organización, funcionamiento, problemáticas detectadas previamente, etc.); y, por otro lado, producto de la experiencia adquirida por el equipo que integra el área de auditoría.

Volver al principio de la página ^

  

Área Salud

El derecho a la salud de las personas privadas de libertad se encuentra contemplado en las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos (Link con el reglamento). Por su parte, también se encuentra establecido el derecho a la asistencia médica en las prescripciones de la ley 24.660, con lo cual, dentro de las funciones de control de la Procuración Penitenciaria se halla la de velar por el cumplimiento del ejercicio al derecho a la salud de las personas alojadas en el régimen federal.
En función de ello, se creó en la órbita de la Dirección General de Protección de Derechos Humanos el Área de Salud de la Procuración Penitenciaria de la Nación, integrada por un cuerpo de facultativos médicos y un cuerpo de psicólogos.
Es objetivo primordial del Área Salud de la PPN el procurar la solución del problema o necesidad de salud del detenido, sin que esto suponga co-gestión con los profesionales de salud del Servicio Penitenciario Federal en la asistencia de aquél.
El primer nivel de acción se corporiza en el señalamiento del déficit en el cuidado de la salud del detenido a cargo del SPF, con diversas instancias de intervención, desde la recomendación médica, reiteraciones de la misma, comunicación a la Dirección Nacional del SPF y/o denuncias ante Tribunales o Defensorías correspondientes u otra instancia.
Otro de los objetivos es procurar evitar, registrar y denunciar malos tratos a los detenidos alojados en Unidades del SPF, en concordancia con las especificaciones pertinentes de la PPN. No menos importante resulta el interpretar las condiciones médicas que les caben a los detenidos respecto de los alcances del artículo 33 de la Ley 24.660 (Link con la Ley).
Un nivel de intervención ampliado es promover y supervisar programas o políticas de prevención en salud dentro del sistema (sexualidad, profilaxis de enfermedades infectocontagiosas prevenibles, psicoprofilaxis, de carcinoma mamario, de carcinoma cervical uterino, de adicciones, de salud materno-infantil, etc.).
Se evalúa la aplicación y adecuación de la política sanitaria nacional a proyectos y estrategias en el ámbito del Sistema Penitenciario Federal, con el objetivo de revertir rasgos u orientaciones “impedidoras” dentro de una estructura eminentemente jerárquica.

Subárea Salud Física –Médicos-
Desde la creación de la Procuración Penitenciaria, se han utilizado diversos instrumentos a fin de resguardar el ejercicio del derecho a la salud de las personas privadas de libertad dentro del ámbito del Servicio Penitenciario Federal. Dichas herramientas consistieron en la formulación de advertencias a los servicios médicos de las unidades, solicitudes escritas, notas, recomendaciones, denuncias y amicus curiae.
Frente a los reclamos individuales relativos a la falta o deficiencia de la atención médica concurre un médico de la Procuración para constatar cuál es la dolencia padecida por el detenido, así como también la modalidad en la que lo están atendiendo dentro del establecimiento donde se halla alojado y, luego de su evaluación, se analizan las acciones a seguir.
Todas las intervenciones del área médica son asentadas en las correspondientes fichas de atención médica y se creó una base de datos a fin de poder obtener estadísticas relacionadas con las deficiencias del servicio médico.
Por otro lado, se introdujo un nuevo procedimiento dentro de la PPN para investigar y documentar los casos de torturas y malos tratos, sin perjuicio de la denuncia penal que el detenido desee efectuar. De la misma forma, se introdujo un procedimiento de investigación de casos de fallecimientos en prisión.
Los profesionales de la salud también efectúan evaluaciones de los servicios médicos de las Unidades de carácter general, en coordinación con el Área de Auditoría. En ese orden, se ha elaborado una guía de preguntas que permita obtener un análisis de la calidad de la atención, con el objetivo de monitorear los servicios médicos dentro del funcionamiento integral del establecimiento.

Entre las funciones y actividades específicas de los facultativos médicos de la PPN podemos destacar las siguientes:
1. Dar respuesta a las demandas espontáneas sobre temas de salud formuladas por los detenidos/as, familiares, allegados, Defensorías Oficiales, Defensoría del Pueblo de la Nación, Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, organismos de Derechos Humanos, jueces u otros interesados.
2. Evaluación de los detenidos/as en los lugares de detención, control de historias clínicas, de condiciones de alojamiento, de dietas alimentarias, de prescripción y administración de tratamientos y de todas aquellas condiciones que afecten el bienestar psicofísico del/la privado/a de su libertad.
3. Formular recomendaciones médicas a los profesionales que asisten a los/as detenidos/as en las Unidades, sobre las necesidades de asistencia de salud no satisfechas por la institución penitenciaria, que incluyen, aunque no se limitan a: formulación de diagnósticos no contemplados previamente a la intervención de los profesionales del Área Salud de la Procuración Penitenciaria de la Nación, tratamientos, traslados para estudios e internaciones extramuros, etc.
2. Supervisar el cumplimiento de esas recomendaciones, según criterio del profesional médico de la Procuración Penitenciaria de la Nación.
3. Comprobar las lesiones externas que puedan presentar los/as detenidos/as como consecuencia de traumatismos.
4. Informar al Tribunal correspondiente sobre las características de las lesiones comprobadas en el detenido involucrado, ante el requerimiento del juzgado a cargo o por indicación del Sr. Procurador Penitenciario.
5. Asistir a los jueces a cargo de los/as detenidos/as, en lo referente a las condiciones de detención que pudieran influir en forma negativa en la salud de los mismos y asesorarlos sobre las medidas apropiadas para minimizar o suprimir las causas relacionadas con el/los agravante/s mencionado/s dependiente/s de su situación de encierro.
6. Evaluar e informar a la PPN acerca de la atención médica brindada por el SPF en caso de fallecimiento de detenidos y, en su caso, informar al Tribunal correspondiente.
7. Asesorar sobre temas de salud en informes obrantes en expedientes de detenidos/as alojados en unidades federales del interior del país, sobre las que no se disponga de control local por medio de profesionales médicos de la PPN.
8. Coordinar, orientar y supervisar las actividades de los profesionales médicos de Delegaciones de la PPN del interior del país.
9. Auditar las unidades del SPF, en lo referente a las condiciones de detención de las personas alojadas, con especial atención de los condicionantes de la salud de los/as detenidos/as (v.g.: estructura edilicia, procedimientos asistenciales, administrativos, accesibilidad a la atención médica, etc.).
10. Formular y realizar encuestas de satisfacción sobre temas médicos dirigidas a los/as detenidos/as de las unidades del SPF.

- Subárea Salud Mental –Psicólogos-
En virtud de la responsabilidad institucional de velar por el respeto de los derechos de las personas privadas de la libertad; y en consideración de que la salud física y psicológica es uno de los derechos fundamentales, es que se ha constituido de manera formal una Subárea de Salud Mental dentro del área de Salud de la PPN.
Cabe aclarar que, más allá del momento fundacional formal del área y de la delimitación de las intervenciones y de las funciones del psicólogo, el Procurador viene situando y desarrollando a lo largo de su gestión una posición que enfatiza no perder de vista y atender de manera especial los efectos que la privación de la libertad produce sobre la subjetividad.
La salud mental afecta la salud física y viceversa. Por lo tanto, condiciones de vida adecuadas, tratamientos que estimulen psicológica y socialmente a los presos, también son asuntos de salud. No es tolerable que el encarcelamiento agregue enfermedad y sufrimiento físico o mental al castigo.
Se puede agregar un link al manual de salud del que se habla en este apartado
Agregar un link a La Asociación para la Prevención de la Tortura y a su Guía Práctica “Monitoreo de lugares de Detención”
En cuanto a los dispositivos de intervención, podemos destacar que el marco de las intervenciones son la visita, el monitoreo y/o la auditoria. Y el instrumento de las intervenciones: la entrevista. Entrevista que, según el objeto de la intervención, puede ser abierta o pautada. Habitualmente con los pacientes es abierta, prevaleciendo en las auditorias la modalidad pautada.
Nuestro abordaje desde una perspectiva estructural conlleva el relevamiento de la política institucional respecto del cuidado y la atención de la salud mental y su implementación. Los programas de tratamiento especializado que se llevan a cabo en los establecimientos psiquiátricos; en los Centros de Recuperación de Drogadependientes; en la Metodología Pedagógica Socializadora; en los Programas para Internos Primarios y para la Tercera Edad; al ser expresión de la implementación de la política imperante, son objeto de nuestra práctica.
También se encuadran en esta dirección las entrevistas que se mantienen con los psicólogos y psiquiatras que brindan asistencia o que desarrollan la labor criminológica.
Desde una perspectiva dinámica y del caso por caso es que entrevistamos a las personas detenidas para evaluar los requerimientos asistenciales y/o la asistencia recibida. Se intenta articular y dar curso a tales requerimientos incluyendo también la asistencia / medicación psiquiátrica.
Se brinda orientación y contención psicológica a las personas detenidas y a los familiares que lo soliciten ya sea concurriendo a nuestro Organismo, por teléfono o durante el tiempo en que se efectiviza la visita en el penal.
Se elaboran informes psicológicos requeridos para efectivizar presentaciones judiciales.
Se evalúan y determinan, en situaciones de violencia institucional, los signos psicológicos indicativos de malos tratos y de tortura según el Protocolo de Estambul. (Link al Protocolo).
Se realizan seguimientos de los casos según lo consideren los profesionales, según los acuerdos pactados con el paciente, según la demanda del paciente o según un entrecruzamiento de las anteriores.

Volver al principio de la página ^

Área de investigación eficaces de casos de tortura y/o malos tratos

Con el compromiso de proteger los Derechos fundamentales de las personas que se hayan privadas de libertad en el ámbito federal, y de denunciar los casos de violencia institucional de los que son víctimas, es que la PPN establece esta área de trabajo. 

El Programa se crea con el objetivo de lograr la adecuada aplicación del Procedimiento de Investigación y Documentación de Tortura y Malos Tratos, que fuera producido e implementado por este Organismo a partir del año 2007, como primer respuesta a los resultados que arrojaba la investigación que diera origen a “Cuerpos Castigados” en la cual se documenta la Tortura y los Malos Tratos en las cárceles federales.

El Área ha modificado su organización e incumbencias hasta esta conformación en el presente. Como se señala en el Informe Anual de RNCT 2013: "El sistema ha ido creciendo en importancia desarrollándose del siguiente modo: a-2007 se crea el Procedimiento para la Investigación y Documentación Eficaces de Casos de Tortura y Malos Tratos, b- 2009 se crea el Programa de investigación eficaz de casos de tortura y malos tratos y se conforma un equipo dedicado específicamente a la aplicación del Procedimiento antes mencionado, c- 2011 dicho Programa pasa a constituirse en Área, lo que da cuenta de la creciente relevancia institucional del mismo, denominándose: Área de Investigación y documentación eficaces de casos de tortura y/o malos tratos.

Constituye además la aplicación de los criterios y principios establecidos en el Protocolo de Estambul, relacionado con la Problemática que atañe a la competencia de este Organismo que es fundamentalmente la de “…proteger los derechos humanos de todas las personas privadas de su libertad por cualquier motivo en jurisdicción federal, comprendidos comisarías, alcaldías y cualquier tipo de locales en donde se encuentren personas privadas de libertad y de los procesados y condenados por la justicia nacional que se encuentren internados en establecimientos provinciales…”.

A fin de redoblar el esfuerzo de horadar los muros de las cárceles y continuar documentando las prácticas sistemáticas de Malos Tratos desplegadas por la agencia penitenciaria, se crea la figura del Investigador, quien siendo una persona con formación jurídica, tiene la responsabilidad de dirigir la elucidación y documentación de un hecho de Tortura. A él, le competen las tareas de:      
 
-Entrevistar a la victima;
-Confeccionar un Expediente;
-Determinar las pruebas que deben ser incorporadas al mismo;
-Canalizar las demandas que tenga la persona detenida;
-Redactar el informe final del caso.
 

Volver al principio de la página ^

 

Área Delegaciones Regionales

 El objetivo central fijado para el funcionamiento de las Delegaciones Regionales es la realización de visitas periódicas a las unidades y centros de detención no penitenciarios (Gendarmería, Prefectura Naval y Policía Federal) manteniendo audiencias con los detenidos y las autoridades.-
Las delegaciones realizan una visita semanal, en algunos casos quincenal, a cada una de las unidades bajo su órbita de actuación para poder tomar entrevistas a los detenidos allí alojados. De las entrevistas se relevan temas individuales y conforme la temática de las audiencias se confecciona un informe mensual en el que se da cuenta de la problemática global relevante en cada una de las unidades.

Coordinación de Delegaciones Regionales 

La Coordinación de Delegaciones Regionales es el área de la Sede Central de la Procuración Penitenciaria de la Nación que, con el propósito de unificar y consolidar la labor del Organismo en las diferentes regiones del país, articula y coordina las tareas sustantivas desarrolladas por cada de las Delegaciones y Subdelegaciones con que el mismo cuenta. A la vez, la Coordinación funciona como nexo entre las diferentes Delegaciones y Subdelegaciones y las áreas sustantivas que forman parte del Organismo.  

   

- Delegación NEA - DNEA
La Delegación NEA tienesu sede en la ciudad de Corrientes y abarca las siguientes unidades: Prisión Regional del Norte (Unidad Nº 7), Resistencia, Chaco; Cárcel de Formosa (Unidad Nº 10), Formosa; Colonia Penal Roque Sáenz Peña (Unidad Nº 11), Roque Sáenz Peña, Chaco, y centros de detención de Gendarmería, Prefectura y Policía Federal de las Provincias de Corrientes, Formosa y Chaco.  

- Delegación NOA - DNOA
La Delegación NOA tiene sede en la ciudad de San Salvador de Jujuy y realiza visitas a las cárceles federales de las provincias de Salta y Jujuy: Complejo Penitenciario Federal III de Güemes, Unidad Nº 16 y Unidad N º 23 de Salta y Unidad Nº 8 y Unidad Nº 22 de Jujuy así como a otros centros de detención no penitenciarios de dicha región. 

- Delegación Misiones - DMIS
La Subdelegación Misiones se halla ubicada en la ciudad de Posadas, capital de la provincia y realiza visitas a la Colonia Penal de Candelaria (Unidad Nº 17) Candelaria, Misiones y a los establecimientos dependientes de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía Federal ubicados en dicha provincia. Además, se realizan visitas a la Unidad Penal Provincial IV y a la Unidad Penal Provincial V, donde se encuentran alojados jóvenes adultos y mujeres a disposición de la justicia federal, respectivamente. 

 - Delegación Comahue - DCOM 

Delegación Comahue se halla ubicada en la ciudad de General Roca, provincia de Río Negro, abarcando la Prisión Regional del Sur (Unidad Nº 9) Neuquén y la Colonia Penal de General Roca (Unidad Nº 5) General Roca, Río Negro.  Esta Delegación tiene a cargo a la Subdelegación Viedma, sobre la que se hará referencia a continuación.  

- Subdelegación Viedma – SVIE 

La Subdelegación Viedma funciona en dicha ciudad, capital de la provincia y realiza visitas a la Colonia Penal de Viedma (Unidad Nº 12).   

- Delegación Centro – DCEN 

Tiene su sede en la ciudad de Santa Rosa, Provincia de La Pampa, abarcando la Colonia Penal de Santa Rosa (Unidad Nº 4), el Instituto Correccional de Mujeres de Santa Rosa (Unidad Nº 13), el Instituto Correccional Abierto (Unidad Nº 25) y el Instituto de Jóvenes Adultos (Unidad Nº 30) que aloja jóvenes adultos. 

- Delegación Sur – DSUR 

La Delegación Sur tienesu sede en la ciudad de Rawson y abarca las siguientes Unidades: Instituto de Seguridad y Resocialización (Unidad Nº 6) Rawson, Chubut; Cárcel de Esquel "Subalcaide Abel Rosario Muñoz” (Unidad Nº 14), Esquel, Chubut; y Cárcel de Río Gallegos (Unidad Nº 15), Río Gallegos, Provincia de Santa Cruz.    

- Delegación Córdoba – DCOR 

Si bien en la provincia de Córdoba no existen establecimientos penitenciarios federales, hay en ella más de 600 personas detenidas por causas federales en cárceles y otros centros de detención provinciales. La Delegación Córdoba realiza visitas periódicas a todas ellas.

Así mismo, realiza visitas junto con la Delegación Litoral a la Unidad N° 35 del S.P.F., ubicada en la Provincia de Santiago del Estero, y a los establecimientos penales N° 1 y N° 2 del Servicio Penitenciario de dicha provincia, donde se aloja a hombres y mujeres, respectivamente, a disposición de la justicia federal. 

- Delegación Litoral – DLIT 

La Delegación Litoral tiene su sede en la ciudad de Santa Fe. Tiene jurisdicción respecto de los presos y presas federales alojados en centros de privación de libertad policiales y del Servicio Penitenciario de las Provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Si bien Santa Fe y Entre Ríos, son dos provincias que no poseen establecimientos federales, cuentan con población federal alojada en los establecimientos provinciales ubicados en dichas provincias.

Como ya fuera señalado respecto de la Delegación Córdoba, la Delegación Litoral también realiza visitas periódicas a la Unidad N° 35 del S.P.F. y los establecimientos penitenciarios N° 1 y N° 2 de la Provincia de Santiago del Estero.      

Volver al principio de la página ^

Oficina de centros de detención no penitenciarios

Intervención y control de las comisarias y divisiones de la P.F.A. de centros de alojamiento de detenidos de la prefectura naval Argentina, Gendarmería Nacional Policia de seguridad aeroportuaria y Policia Metropolitana en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires de la Procuración Penitenciaria de la Nación

Introducción:
Con la aprobación  e incorporación  de la P.P.N. al Mecanismo de Prevención de la Tortura  y  en concordancia con la ley que rige nuestro funcionamiento –ley 25.875, el Procurador Penitenciario de la Nación Francisco Mugnolo crea  por resolución nro. 001812/13 de este organismo la Oficina de Centros de Detención no penitenciarios, bajo la órbita  del Área de Coordinación Zona Metropolitana  de la Dirección  General  de Protección de Derechos Humanos  de la P.P.N.
 
Esta oficina tiene en sus funciones  las acciones de gestión especifica de los centros de detención no penitenciarios –Comisaría de la Policía Federal, Centros de Detención de Prefectura Naval Argentina, de Gendarmería Nacional y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria - brindando asesoramiento a las personas privadas de  libertad,  instruyéndolos  en sus derechos y garantías constitucionales. 
                         
Implementando además controles edilicios- estructurales y condición de alojamiento-, de ingreso y egresos de detenidos, de alimentación, durante el período de su  estadía como detenido.
                         
Se procede al ingreso  formalmente a su actividad en las comisarías  a través de una comunicación interna del  Jefe de la Policía Federal Argentina, denominada Orden del Día Interna nro. 164  de fecha 5 de septiembre de 2013 donde se puso en conocimiento, a la totalidad del personal de la institución policial de  la implementación  de la Oficina de Centros de Detención No Penitenciarios  de la P.P.N., esta disposición resulto de  gran utilidad práctica para el ejercicio de auditoria gestión en la visita a las comisarías, control de los calabozos y de las personas privadas de su libertad. Asimismo, en fecha 20 de mayo de 2014 el Jefe de la Policía Metropolitana en el marco del expediente  Nro. EP. 196 hizo conocer a toda su fuerza, la implementación de  esta oficina, realizando la publicación de la información para que se conozca en todas 
                         
En las tres primeras etapas de trabajo se relevaron  las Comisarías de la Policía Federal Argentina en su totalidad - 53 seccionales en toda la órbita de la C.A.B.A. -  y  los dos  Centros  detención de la Prefectura Naval Argentina, y Gendarmería Nacional  que se encuentran en el ámbito esta Ciudad, realizando denuncias contra personal de las fuerzas ante conocimiento de situaciones de apremios y malos tratos propiciados a personas privadas de libertad en esos ámbitos.-
                             
En la  tercera etapa de visitas más allá del relevamiento de las 53 Comisarías de la Policía Federal  Argentina y de Prefectura Naval Argentina,  se han incorporado también relevamientos a la División Drogas Peligrosas de la P.F.A., a los Centros de Detención de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, y a los calabozos de las Comisarías Comuna 4, Comuna 12, y Comuna 15 de la Policía Metropolitana C.A.B.A
                           
En este abordaje y continuando los monitoreos en los centros de detenciones no penitenciarios, nos hemos encontrado con una situación que traspasa la persecución policial o de prevención y es la situación de  las personas privadas de libertad en situación de calle, es decir sin domicilio fijo o denunciable. Estas circunstancias han provocado que estas personas detenidas sin arraigo permanecieran más tiempo en el ámbito de las comisarías, ya que para su libertad los tribunales disponen la confección de  informes social- ambientales previo a sus liberaciones. Los que deberán ser realizados por trabajadores sociales  que por lo general no se encuentran disponibles y termina realizándose con personal policial.
                         
Dada esta situación fue oportunamente planteada al Ministerio de  Desarrollo Social de la Nación a través de la Recomendación nro. 814/PPN/14, para lo cual refirieron prestar colaboración en situaciones extraordinarias. Por este motivo, en esta oportunidad recomendaron la incorporación de trabajadores sociales que pertenezcan a la fuerza, es decir la incorporación de civiles profesionales o pertenecientes al cuerpo de profesionales de la  misma fuerza.  
                         
En la cuarta etapa nos abocado en la continuidad de los controles de monitoreos  dedicados a la prevención de la tortura como mecanismo de control y sobre la continuidad del pedido de las reformas estructurales de los centros de detención no penitenciarios, en este caso puntual, la procuración consiguió que la Jefatura de la Policía Federal Argentina, generara una partida especial  de presupuesto para la reforma sistemática de todos los calabozos de las comisarías de las zona metropolitana, es decir en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos, pertenecientes a la P.F.A., dependiente del Ministerio del Interior del país.
                         
Estas reformas sin lugar a dudas obedecen a años de deterioros y falta de una administración evolutiva sobre la situación de alojamiento de las personas privadas de libertad en forma temporánea.  Esas instalaciones estaban fuera de los estándares internacionales requeridos para el alojamiento en centros de detención de personas, y gracias a un a trabajo del área en forma exhaustiva de relevamiento hemos logrado tal medida.  Calabozos que eran inhabitables ahora los tienen luz, calefacción, ventilación y aire acondicionado en las algunas dependencias, colchones y frazadas para abrigarse. 
                           
En esta quinta etapa he de reiterar que se debe hacer hincapié, en que todavía no se ha optimizado  la implementación de más médicos legistas en las circunscripciones de la policía federal en el área metropolitana y esto sin duda  demora en mucho el horario de detención de los privados de libertad. Nuestro organismo refirió  la necesidad de contar con cuatro médicos por cada una de las ocho circunscripciones  de la P.F.A.. 
                           
Se viene sosteniendo  el  control  en el tratamiento de las personas que son detenidas en la vía pública como consecuencia de delitos, nuestra iniciativa  de trabajo de  sostenido  resultó aceptado por la fuerzas de seguridad de en ámbito metropolitano, en el trabajo de gestión que se desarrolla diariamente comisaria por comisaria,  Divisiones y Alcaidías hemos  pormenorizado de entrevistas con  las personas privadas de libertad  donde  se les ha informado sobre su situación de detención, judicial y soltura, y con las autoridades de  esos centros de alojamientos hemos conseguido en virtud de reclamos  del privado de libertad de alguna necesidad un abordaje inmediato , ya sea por alimentación , higiene,  sobre todo salud e información sobre su situación procesal.
                         
Se  cumplió con un  relevamiento en relación a la adaptación de las dependencias para alojar personas con movilidad reducida, y se sumó además al  control en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, del Centro de Contraventores de C.A.B.A.  que  fue  inaugurado el día 11 de junio de 2015, ahí se procedió a la realización de visitas,  como así también al control edilicio, instalaciones , celdas, sum , alimentos,  salidas  y puertas de emergencias, como así también  plano de bomberos, lugar que cubre las necesidades de las personas que cumplen su pena como contraventor en el ámbito de la Ciudad.
                       
Además para el caso de las personas que se encuentran privadas de libertad en las dependencias policiales, y estén  en situación de calle, y de manera de generar su rápida soltura se les informa que pueden  para esa tramitación  denunciar como de domicilio la  sede de su defensoría oficial y subsidiariamente  la sede este organismo, para  así acelerar su puesta en libertad.
                     
También se procedió al seguimiento del cumplimiento de las reformas-tareas de refacción de las Comisarías en el ámbito de la Ciudad , las cuales fueron realizadas en su totalidad modificando sus puertas de acceso las ventanas las rejas,  la inclusión de baños antivandálicos, iluminación ,  ventilación y calefacción, determinándose que se encuentran en situaciones de habitabilidad para la persona privada de libertad.
                     
Se continuó con el control del suministro de refrigerios e higiene  para las personas  privadas de libertad durante el período de alojamiento en las Comisarías.
                 
Se continuó con el mecanismo de visita tomando siempre en cuenta  la seguridad de las personas detenidas, aportándoles en cada entrevista la mayor información sobre su situación procesal,  los datos de Juez  actuante,  su estado como detenido, y sobre todo haciéndosele saber los derechos que los asisten y su posibilidad de denunciarlos si hubieren sido vulnerados por las autoridades policiales que tienen el deber de custodia.
                 
El desempeño del área ha logrado modificar con recomendaciones a corto y largo plazo, las que si bien en   algunos casos se encuentran en vías de implementación  por parte de las autoridades de policiales y de seguridad,  el tratamiento sobre los detenidos. También se ha generado por  parte de las autoridades de las comisarias  un acostrumbramiento al monitoreo de esta de esta oficina estableciendo un dialogo, sobre la situación del lugar que dirigen, el trato de su personal hacia los privados de libertad y la comunicación de ellos con sus familiares. Comprendiendo además que el organismo de control está para garantizar los derechos de las personas detenidas y evitar una situación de riesgo que puede dar lugar a abusos y a la tortura.


Radio PPN

Informacion Administrativa

Informe Anual 2016

Datos Públicos

Marcos de Paz

Diagnóstico Integral Adolescentes

RNCT 2016

Ley 27.375

Boletines Estadísticos

Info para Extranjeros

Hablan los números

Población de las unidades penitenciarias federales:  11.847 al 13/10/17
(Capacidad 11576 según SPF)
---------------------------------
Registro de fallecimientos bajo custodia del SPF:

2017: al 12 de Junio 17 (8 violentas)

2016: 36 (14 violentas)
2015: 38 (18 violentas)
2014: 51 (22 violentas)
2013: 45 (28 violentas)
2012: 56 (25 violentas)
2011: 36 (21 violentas)
2010: 33 (9 violentas)
2009: 47  (15 violentas)

Informe Fallecimientos

---------------------------------
Casos de torturas y malos tratos sobre agresiones físicas investigados y documentados por la PPN:

2017: al 30 de Mayo 300 

2016: 608
2015: 775
2014: 823
2013: 730
2012: 441
2011: 403
2010: 204
2009:
197
2008 :113

Datos sobre casos de tortura y malos tratos

---------------------------------

Niños, Niñas y Adolescentes Privados de Libertad en Centros de Régimen Cerrado de la Ciudad de Buenos Aires al 19 de Octubre de 2017: 73 

Alojados en Agote: 30
Alojados en Belgrano: 13
Alojados en San Martín: 30 (V 25 M 5)

 

 

Sobrepoblación Carcelaria

Los temas de hoy

  • Raffo impulsa desde el Congreso el proyecto sobre cupo carcelario de la Procuración Penitenciaria de la Nación - Noticias Congreso Nacional - Enlace
  • Integrantes del Sistema de Control de Cárceles se reunieron con el ministro de Justicia - Centro de Información Judicial - Enlace
  • Piden modificar la ley antidrogas para bajar el castigo a las "mulas" - La Nación - Enlace
  • Denuncian que hubo 343 casos de torturas en cárceles federales en lo que va del año - Clarín - Enlace
  • Alertan sobre torturas y maltratos en las cárceles - La Nación - Enlace

Mapa Navegable Unidades